jueves, 12 de mayo de 2011

Garrapatas

Después de un día de monte normalmente llegas a casa cansado, te duchas, ropa limpia y después relax. A veces empiezas a notar un leve picor, por ejemplo en la cintura o el tobillo, casi imperceptible, rascas un poco y te olvidas hasta que vuelves a notar picor. Entonces te fijas un poco y ves un pequeño punto negro que parece pegado a la piel por un extremo. ¡Has pillado una garrapata!. Cada vez es más frecuente volver del monte con alguno de estos pequeños chupadores de sangre agarrado a ti, normalmente en el primer punto que encuentran nada mas colarse por los huecos de nuestra ropa, perneras, mangas, cintura etc...

Existen muchas especies de garrapatas en el mundo, algunas de las cuales son potencialmente peligrosas para el hombre ya que pueden trasmitirle diversas enfermedades, siendo la más conocida de ellas la enfermedad de Lyme o Borreliosis causada por la bacteria Borrelia burgdorferi, y transmitida en Europa por la garrapata Ixodes ricinus.

Normalmente las garrapatas se sitúan en zonas de abundante vegetación, húmedas y sombrías como por ejemplo helechales. Cuando detectan la presencia de un mamífero, parece ser que por el ácido butírico que desprenden, se pegan a él y buscan un lugar apropiado en el que picar y comenzar a chupar sangre.

Si la garrapata es portadora en las glándulas salivales o en el intestino de la Borrelia, puede trasmitírnosla. Los síntomas empiezan entre el tercer día y el mes aproximadamente y son parecidos a la gripe fiebre, fatiga, dolores musculares y de cabeza y lo más característico y que lo diferencia es una erupción roja y circular alrededor de la picadura llamada Erythema migrans.

Ante esto ¿que podemos hacer?. En primer lugar, no obsesionarse. En nuestro país el porcentaje de garrapatas infectadas no es muy elevado, al contrario que en otros países como Estados Unidos o zonas de Europa; recuerdo ver un documental en el que se hablaba de un valle en Estados Unidos en el cual los indios creían que habitaban malos espíritus, porque todo el que lo atravesaba moría, y parece ser que era debido a la gran cantidad de garrapatas que había en él. En segundo lugar prevenir; procurar llevar en las zonas potencialmente ocupadas por el insecto ropas de colores claros que facilitan la detección de los mismos, a ser posible de manga larga y llevando el pantalón por dentro del calcetín y los faldones de la camiseta por dentro del pantalón, para dificultarle el acceso a una zona en la que fijarse. Pueden usarse también repelentes de insectos, aunque no se que grado de fiabilidad tienen con las garrapatas. Es recomendable también ducharse al llegar a casa para desprender aquellas garrapatas que aún no se han fijado y revisarse periódicamente. Si después de todo esto nos encontramos alguna garrapata adherida, las recomendaciones que suelen hacer diferentes organismos de salud es no usar “inventos caseros” como vaselina, aceite etc… con la intención de ahogarlas, ya que lo que se puede conseguir con esto es que regurgiten el contenido intestinal transmitiéndonos así las bacterias y por consiguiente la enfermedad. La mejor solución es tirar de ellas con ayuda de unas pinzas o similar, cogiéndolas lo más cerca posible de la piel y tirando suavemente para desprenderlas sin arrancar la cabeza. Después se desinfectaría bien la zona con alcohol.

En Internet se pueden conseguir algunos dispositivos diseñados específicamente para la extracción de las garrapatas. Yo uso el de la foto. Tiene la forma de un bolígrafo y al presionar el botón, en el extremo en el que estaría la punta sale un lazo que se coloca alrededor del cuello de la garrapata. Se suelta el botón y queda atrapada firmemente. Después se tira despacio y se extrae. De momento funciona bastante bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada